241

Por Leonardo Gramajo, Abrazando el Rock N Roll

IRON MAIDEN
IRON MAIDEN

Tras el accidente que sufrió el avión Ed Force One en Chile, la incertidumbre se había instalado en Argentina sobre si se realizarían los conciertos que tenían previstos, hasta que un comunicado oficial por parte de los organizadores confirmó que no se cancelaban, solamente que los equipos que carga el Boeing 747 tuvo un retraso lógico al ser transportado por tierra.
A partir de eso, la euforia, el éxtasis que teníamos se acrecentaba a medida que pasaban las horas y la partida hacia Córdoba era inminente. Un minibus alquilado para la ocasión nos trasladó (19 Santiagueños/as en total) y nos condujo a transformarnos en testigos de una presentación histórica de la “Doncella de Hierro”, la primera en el interior y en un coqueto estadio como el “Mario Alberto Kempes” que se vistió de gala para recibir a la banda mas grande de todos los tiempos.
El viaje resulto placentero, risas, bromas, bebidas, mates formaron parte de la experiencia, obviamente acompañado de buena música que sirvió para adentrarnos definitivamente en clima. Relajados teniendo en cuenta la apertura de puertas que era a las 17hs, en un camping que gozaba de un marco tranquilo y verdoso, hicimos la previa con un gran asado y el brebaje, al que nunca le falto el hielo, inmortalizando de esa manera el momento glorioso, sublime.
Camino al ingreso seguíamos visualizando micros, autos particulares, mas gente que llegaba, poniéndole color a la tarde soleada de ese domingo.
Al acceder al campo los locales de Pesame en un pedacito del escenario estaban tocando, dejándome un sabor agridulce ya que por la relevancia que adquirieron en los últimos años, no me sorprendió que ellos fueran los encargados de telonear a la “Bestia” pero por otro lado a mi entender no sonaron lo suficientemente bien para que la satisfacción sea completa.
Luego apareció la banda de George Harris (hijo del Steve) The Raven Age enfundada en un melódico nü metal ampuloso, moderno, repartió canciones de su EP titulado “The Raven Age” como “Uprising”, “Eye Among the Blind”, “The Death March”, “Salem’s Fate” y “Angel in Disgrace”.
19:50 un telón gigante fue desplegado rezando el nombre de Anthrax y en el medio de la ovación, Scott Ian fue el primero que se asomo con su filosa guitarra y comenzó a efectuar los riffs de “Caught in a Mosh” dando inicio al set de los neoyorkinos, corto pero contundente. Siguieron con “Got the Time”, “Antisocial” mostrándose precisos, Belladona sobrio en su función y temas como “Fight ‘Em ‘Til You Can’t”, “Evil Twin”, “Medusa” dieron constante vida a un pogo violento y sin respiro.
La recta final tuvo a “Breathing Lightning” e “Indians” a toda marcha y se despidieron al son de “Long Live Rock ‘n’ Roll” (de Rainbow) de fondo.
Puntualmente a las 21hs con una puesta en escena envidiable, el grito “¡¡¡Scream for me Córdoba!!!” de Dickinson se hizo sentir y posterior a la intro “Doctor Doctor” (de UFO) la “Doncella” arrancó con “If Eternity Should Fail” y “Speed of Light” pertenecientes a su ultimo álbum y con las 20.000 almas saltando y coreando con fervor.
De inmediato se produjo la nostalgia con “Children of the Damned”, la magistral “Tears of clown” y “The Red and the Black”. “The Trooper” fue interpretada con el vocalista flameando la bandera del Reino Unido, provocando la reacción de amor/odio en los argentinos que mas allá de ser un himno de los ingleses, no termina de caer bien la representación.
Y con “Powerslave” creo que se movieron hasta los cimientos del Kempes, Bruce lució una mascara tipo luchador interactuando con el público a medida que transcurría la canción. El repertorio siguió transitando con piezas del ultimo disco tales como “Death or Glory” y “The Book of Souls”, en este ultimo contó con la participación de un renovado Eddie (mascota de Maiden) recorriendo el escenario y al acercarse al frotman perdió su corazón ante el estallido de la multitud.
La emoción indudablemente se interpuso con clásicos de la época dorada de la banda como “Hallowed Be Thy Name”, “Fear of the Dark” y “Iron Maiden”.
Los Britanicos se tomaron un breve descanso para volver y detonarnos con “The Number of the Beast” , “Blood Brothers” del disco “brave new world” en el cual Dickinson dijo puntualmente “Iron Maiden forma una familia con los fans de todo el mundo, sin distinciones” y finalizaron el espectáculo con la monumental “Wasted Years”.
Tremendo show ofreció Iron Maiden, Bruce Dickinson se mostró activo como de costumbre, con la voz intacta y la energía que aun mantiene, Adrian Smith (guitarra), Dave Murray (guitarra), Janick Gers (guitarra) excelsos, complementandoce entre si a la perfección, Steve Harris (bajo) con su fiel estilo, de ametrallar con su instrumento y Nico McBrain (batería) con sus “cabalgatas” tan características en las composiciones de Maiden fueron los puntos brillantes del paso del grupo por tierras cordobesas.
Rockearon muy duro en las 2 horas de una performance notable e insuperable, dotada de calidad que incluyó fuegos y muchas luces en una noche inolvidable donde la pasión nos desbordo!.

En este articulo


Dejar un comentario