434

Polibek, Tus Monitores y Yamil Val Espacio despidieron el año.

Noche de Rock en La Banda
Sorprendiendo al público de medianoche inocente que se acercaba hasta las instalaciones perfectamente montadas en cuanto a escenario, sonido y luces, los nobeles Polibek daban inicio en Cayococo al show musical pop rockero fusionado que se extendería hasta las primeras luces del 28.
Con Paula Alieno en voz, firme y convincente, con un repertorio propio y una selección acorde de covers, acompañada en teclas y sintetizadores por el experimentado Enzo Cortes, manejaron los tiempos precisos para un público que acompañaba y se animaba a una noche distinta. Firmes los frontmans violeros de Polibek, Joaquín Vega, quién también acompañó en coros y Benja Eleaninstalaron una buena fórmula que la seguía con la batería otro conocido talentoso del ambiente, Lucas Rafael.
Con los intermedios de música seleccionada por DJ Zorrogueto, ya se disponían a entablar ese perfecto cuadro con sus vértices adecuadamente aceitados por la experiencia y el fruto de muchas giras que los llevaron a tocar en prestigiosos lugares y con músicos de talla XXL. Tus Monitores nunca decepcionan, son la perfecta combinación de voluntades para crear un clima distinto que te lleva a los viajes lejanos de recuerdos, ese rock distinto y acabado a lo que nos tienen acostumbrados Sialle, Gómez Toledo y Tejada. Para cerrar una buena noche con amigos, con un clima ideal para el despegue, cuando en principio algunas nubes cubrían el espacio y el viento agitaba los árboles que rodeaban el campo donde se apostaba la nave, los ascendentes de la fusión, sin dudas la revelación santiagueña del 2013 con proyección por su agitada agenda y gestión de esfera nacional, Yamil Val Espacio, apostaron en cada sección del escenario la marca para desplegar aleatoriamente y en consonancia, todos los tracks del disco recientemente editado. Esta vez sorprendiendo Marcelo Tibertien las teclas, contagiado por Pugliese y Mores en ese tan clásico 2×4. Perceptible, sembrado y cosechado como percusivo, Un Instante, track 8 del disco, con Jorge Bravo concentrado, dueño de la escena, y apostando su acústica Fender en sintonía con el cajón flamenco de Eduardo Rapetti Salikabrieron el show que se desarrolló a lo largo de la noche con el marcado sello del virtuoso Pinto Sandobal haciendo de su contrabajo el juego de arco que por ratos lo enorme era airoso al grado de violoncello. Clase B es la vedette para el público, arreglos exactos de Horacio Helman en guitarra eléctrica que deleitan a todos, el broche que precedió al gran final, con Cory Abutt ahora en guitarra y un maestro, Ramón Antuz, en clave adueñándose de la batería con Quántum de Afecto sumando los coros de Jorge y apostándose éste también en la percusión al lado de ese parche de cuero para cerrar con aires de chacarera de En Vidrio la gran noche del festival.
En este articulo


Dejar un comentario