897

Por Gabriel Hoyos Izurieta Para SDERock

Guitarras criminales. 
Rock de motos. Alguien que se cargó a un policía «todavía no se sabe quién». Guitarras fuertes  y estilo independiente. Pero ¿Independiente de qué? Independiente de entender la cultura como diversa y defender un género musical que se está construyendo. Tal vez no sea casualidad que un 12 de octubre, Día de la Raza, o para los actualizados, Día de la Diversidad Cultural, haya sonado en la carpa de Cayococo el Rockaelectrica fest en su segunda edición. 
Es como resolver un crimen, alguien señala que se mató un policía motorizado, pero nadie puede darnos certezas para develar el enigma. Ya desde su cuenta de twitter, una vez finalizado el show, los muchachos de El Mató agradecieron a todos los santiagueños que fueron al concierto de la «carpa buena y misteriosa». Es verdad, había una sensación de misterio mezclado con oscuridad esa noche. Cualquier ajeno a la situación musical que se estaba dando, podría pensar que el fantasma de Robert Smith deambulaba por la zona. 
 
Principales sospechosos
Yamil Val Espacio, Aviones de Papel, y El Mató a un Policía Motorizado, fueron los principales sospechosos del policía extinto. En ese orden, los parlantes comenzaron a encender. Alguien advirtió la presencia de un contrabajo en el escenario. Era Yamil, nuestro primer sospechoso. Una nueva banda santiagueña en constante proceso creativo y próxima a lanzar su primer CD. Es como una reciente oferta, si se quiere. No es tan fácil definir el género que plantean. Es muy probable que tampoco busquen ser definidos. Yamil sonó con todas sus propias cuerdas, proponiendo un viaje al espacio melódico con boleto de ida. ¿Acaso puede ser el culpable?
Siguiendo con la lista de sopechados, llegó el turno de Aviones de Papel. Venidos de defender su título en Tucumán, sus cuatro integrantes subieron al escenario para hacer lo que mejor hacen: tocar canciones. Aviones es una banda con mucho empuje y con un sonido bastante particular plasmado en su disco Libérame de mis Actos. 14 tracks de un rock alternativo difícil de encontrar en estas geografías. La cuestión es la siguiente, Aviones de Papel gusta a todos y el rockaelectrica se disparó  para llegar a su punto máximo. ¿El sonido de sus guitarras fuertes habrá matado al policía? Reina el silencio. 
Y luego tuvimos el agrado de escuchar nuevamente tocar a los platenses de El Mató. Con Santiago Motorizado a la cabeza, que en momentos previos al inicio de sus acordes, contestó un interrogatorio para despejar sospechas.
Rompo el hielo con un «Santiago bienvenido a Santiago». Se ríe. Me agradece. Entonces le dije que allá afuera había un público de los más difíciles, en una provincia netamente folclórica, y reacia a escuchar nuevos géneros musicales. Pero Santiago parecía saberlo, e igual estaba contento de volver a Santiago.  Define a su grupo como una banda de canciones de rock de guitarras, “tratamos de buscar la simpleza, una síntesis desde el minimalismo, y el cambio de climas desde las guitarras y la melodía” dijo sin pensarlo demasiado.  
La banda de visita por el norte, viene de tocar de Europa, en su tercera gira por el exterior. Un sello español editó allá su último disco La Dinastía Escorpio, y el paso por el viejo continente cosechó muchas buenas críticas y elogios. “Siempre cuando vamos a algún lado no esperamos nada, sino que la realidad nos sorprenda y por suerte casi siempre las sorpresas son gratas. Siempre que venimos para Santiago nos tratan bien, es un público muy cariñoso, nos gusta mucho viajar y a donde nos inviten vamos a ir”. 
El diálogo con Santiago era fluido, entre otras cosas hablamos sobre las nuevas bandas que están surgiendo, a lo que opinó, “Somos optimistas y nos entusiasma mucho lo que está pasando. Creemos que hay una oferta artística de bandas nuevas que buscan hacer algo nuevo en todas pares, en el interior también. Es una lástima que no tengan tanta repercusión como merecerían, pero quizá para las bandas del interior es más difícil todavía”
En medio de la indagación, los acusé de ser una banda 2.0 pero Santiago tenía sus argumentos, “Internet para una banda independiente es fundamental, lo más difícil es darse a conocer y la distribución de la música. Las grades distribuidoras de todo el país se dedican a trabajar más con bandas que ya saben que comercialmente les van a servir. Por eso para las bandas independientes es más difícil, pero gracias a internet la música llega a cualquier parte”. 
Finalmente le pregunté sobré los discos que estaban escuchando y como si fuera poco Santiago nos recomendó música, “Estamos muy copados con Deer Hunter y Beach House, y bandas argentinas, que más nos entusiasman son Bestia Bebe, Las Ligas Menores, Bosque, La Patrulla Espacial, 107 Faunos, con muchas compartimos escenarios como por ejemplo Los Reyes del Falsete”. 
 
El veredicto 
Luego de la conversación, los cinco músicos de La Plata tocaron 14 canciones en el Rockaelectrica. Son indiscutibles. Casi inimputables. Su sonido va desde un retro rock símil The Strokes, a su impronta de barrio platense con imágenes urbanas e historias de amores. Es una banda internacional, bien nos podrían representar con justicia en cualquier parte del mundo. 
Tras su paso, la conclusión es que El Mató nos dejó mucho más de lo que se llevó. Entonces ¿Cómo acusarlos de un crimen? Lo cierto es que alguien dice que “Él” mató a un policía motorizado y para condenar a los tres principales acusados carecemos de pruebas. Entonces todo es como un crimen sin resolver. Uno se va del Rockaelectrica con la sensación de que algo quedó irresuelto y que todavía van a pasar cosas que nos van a sorprender. 
Nota: Gabriel Hoyos Izurieta, Fotos: Jennifer Ballester / SDERock.com.ar
En este articulo


Dejar un comentario